La Frase

Llegar a los 400 dólares por tonelada ya quedó atrás por el sobre stock de soya que hay en el mundo, eso hace que la soya no vaya a subir más de lo que estamos ahorita el precio, lo que ha mantenido el precio hasta ahora es la  demanda alta de China que es constante, está creciendo siempre porque compra un poco más de lo que necesita. William Barba, Director Tesorero de Anapo y  Experto en análisis de precios.

 

310 dólares es el precio promedio por tonelada que recibe el productor en el mercado local. La producción de soya sigue siendo uno de los cultivos con mejor perspectiva en el mundo porque es eje de producción de otras cadenas productivas, las 1,2 millones de hectáreas en producción que tiene Bolivia ratifican esto. Sin embargo, las cotizaciones actuales dejaron atrás los registros maravillosos de los años ‘90 y ‘2000 en que los indicadores superaron los 400 dólares por tonelada, hoy las expectativas 2017 rondan entre 270 y 300 dólares.
Aunque las cifras no emocionan al productor, las instituciones agremiadas del sector razonan con cabeza fría y asumen que el escenario internacional es de mayor producción donde Estados Unidos, Brasil y Argentina, los productores más grandes, juegan sus cartas e inciden en la formulación de precios.

«La expectativa de precios 2017 dependerá mucho de la cosecha alta que podría tener Brasil y Argentina que están con buen perfil de agua en el suelo son una cantidad similar o por encima de lo que siembra Estados Unidos que está con una producción récord, eso es lo que va a determinar el precio», sostiene William Barba, Director Tesorero de Anapo.

Y acota, nosotros estimamos que estaremos bordeando los 300 dólares la tonelada, eso quisiéramos. Pero si hay una caída por alto rendimiento, seguro estaremos por los 270 dólares.
El gerente técnico de la institución, Richard Trujillo recuerda que con respecto a 2015 los precios actuales de la bolsa de Chicago y Rosario hay una diferencia de 50 dólares a más, por tanto que el agricultor se ve beneficiado con eso.
Al momento el precio al productor ronda los 300 y 320 dólares, fruto de la cosecha de invierno, el ejecutivo técnico observa que los volúmenes a disposición son considerablemente menores, toda vez que parte del grano está destinado a semilla y la preocupación de las industrias por contar con el insumo mejora el precio para el agricultor.

El panorama de precios es incierto, y aunque el ítem de costos de producción no baja, el sector soyero es persistente en su apuesta en cada campaña. La expectativa sin embargo, está en la mejora de los rendimientos y el acceso a la biotecnología, eso nos permitirá mejores precios asegura Trujillo.