Una startup brasileña que consiste en la creación de un sistema de tejas cultivables que no requiere de impermeabilización.
El ingeniero agrónomo Sérgio Rocha quiere que podamos cultivar en las tejas, literalmente. Tanto es así que creó la primera teja hidróponica para cultivar varios tipos de plantas como vegetales u hortalizas.

La agrónoma y ecologista Fabiana Scarda, realiza una investigación desde el año 2008 en la cual desarrolla tecnología para techos verdes suspendidos. Existe una gran cantidad de personas interesadas en la instalación de estos huertos sobre las tejas de arcilla o fibrocemento; debido a las propiedades de dichos materiales, se presenta la situación de que no pueden ser sobrecargados de forma permanente.

Además de ser mucho más ligero que una teja normal, el nuevo producto está fabricado a prueba de infiltraciones, lo que le quita un gran temor para muchos.

Las tejas térmicas tipo sándwich, con relleno de poliestireno expandido o poliuretano. Esta base fue adaptada para incorporar un sistema de cultivo de plantas concebido de acuerdo con los principios de la Biomimética, un producto que imita el funcionamiento de un tejido vivo natural, como las hojas de una planta. El proyecto tiene como fin contribuciones orientadas a la sostenibilidad de las metrópolis.

El producto fue probado por IPT (Instituto de Investigación Tecnológica) y no se encontraron goteras, ni con lluvia y simulación de vientos fuertes, ni con el sistema de riego interno.

Todo el sistema está automatizado y el agricultor urbano puede controlar de forma remota la humedad, el contenido de fertilizantes, el consumo de agua, la temperatura y el pH.