La startup israelí de tecnología agrícola o agritech, Edete Precision Technologies for Agriculture, creadora de una innovadora solución de polinización artificial. Ofrece mejorar el rendimiento de los cultivos, pero también de asegurar el suministro de los alimentos, la startup creó un sistema que cosecha flores mecánicamente, separa el polen de la flor, para finalmente almacenar el polen viable y germinable por más de un año.

La vicepresidenta de Desarrollo de Negocios y Marketing de Edete, Keren Mimran, comentó a PortalFrutícola.com que el 75% de los cultivos agrícolas para el consumo humano dependen de la polinización animal, principalmente de las abejas melíferas.

Sin embargo, los insectos responsables de la polinización y específicamente las abejas melíferas están disminuyendo en número y desapareciendo por completo. “Ello está arriesgando la seguridad del suministro mundial de alimentos”, recalcó.

Es por esto que la necesidad de una polinización artificial se hace cada vez más importante para la industria.


¿Cómo nació la idea de la polinización artificial?

Desde la startup comentan que, tras una conferencia sobre polinización, el CEO de Edete, Eylam Ran, notó que depender de los insectos para la seguridad alimentaria era absurdo y decidió encontrar una tecnología de reemplazo para solucionar el problema.

Pensando en cómo la inseminación artificial pudo ayudar en la cría del ganado, inició Edete y el desafío de la polinización artificial.

“La polinización artificial es una técnica que puede usarse para polinizar plantas cuando la polinización natural es insuficiente o para mejorar los rendimientos”, explicaron desde Edete.

El servicio de polinización artificial (APaS)  que entrega Edete incluye dos partes: recolección de polen y dispersión de polen; que es finalmente lo que permite la reproducción de los cultivos agrícolas.