Sembrar vegetales no en el campo, sino dentro de la ciudad en un espacio cerrado saludable y cosechando hasta 100 veces más que lo normal, es lo que ofrece esta startup mexicana.

Juan Succar y Jorge Lizardi, egresados del Tec de Monterrey campus León, crearon la empresa Verde Compactoque sigue la nueva tendencia mundial de la agricultura urbana y vertical.

Este tipo de agricultura es ideal para super mercados, restaurantes, hoteles y desarrollos inmobiliarios.

Tecnología mexicana para una tendencia mundial
La tendencia de la agricultura urbana está creciendo en el mundo y representa ya el 15% de toda la agricultura, según datos de la ONU. La propia FAO (la organización de la ONU para la agricultura y la alimentación) impulsa esta alternativa, aunque en México aún no había tantas opciones.

Verde Compacto asegura que, a diferencia de otras empresas similares extranjeras, ellos son los primeros en usar solo tecnología mexicana, siendo pioneros en Latinoamérica.

Sembrando en espacios cerrados
La tendencia de la agricultura urbana va de la mano también de la agricultura vertical, que permite sembrar en espacios cerrados y en varios niveles de altura, maximizando el espacio. 

Verde Compacto lanzó Huvster, su sistema de cultivo inteligente de vegetales dentro de un contenedor de tráiler reciclado. El sistema permite, cultivar hasta 200 veces más vegetales por metro cuadrado, además de necesitar mucho menos agua.

Totalmente automatizado
El contenedor tiene un sistema que circula el agua y un sistema de luces LED en la zona de germinación, simulando las condiciones que necesitan las semillas para crecer.

Las plantas se ubican en unas torres verticales y se riegan mediante goteo. Aquí crecen hasta ser cosechadas. “Hay sensores que miden los niveles de CO2, la humedad del ambiente y la temperatura”, señala Juan.

Características
De acuerdo con sus fundadores, esta opción tiene además estas ventajas:

  • Sistema inteligente de medición y control de temperatura, humedad, riego y otros aspectos del cultivo de vegetales mediante hidroponía.
  • Ahorro de 90% de agua y 80% en fertilizantes, comparado con un método tradicional.
  • Mide el nivel de nutrición de las plantas y lo regula, para que crezcan a la par.
  • Reduce riesgos de plagas.
  • Puede producir, por ejemplo, un promedio de 730 lechugas al mes, o 20 kilos de orégano, cilantro y otras hierbas mensualmente, y entre 30 y 35 kilos de hortalizas.

Puede también impactar de varias formas a la agroindustria, evitando costos de distribución si se instala cerca del consumidor.

Además, puede permitir que se cosechen vegetales en cualquier temporada del año.