La startup canadiense livestock water recyclingcon su sistema de tratamiento reduce los volúmenes de estiércol del ganado convirtiéndolos en fertilizantes para cultivos y el resto en agua limpia para poder reutilizarla.

«Aprendimos que los líquidos de estiércol en realidad están compuestos de 95% de agua, y fue esta fuente de agua sin explotar la que nos hizo sumergirnos en esta industria», dice Schuett, cofundador y CEO de LWR.

¿Cómo funciona el nuevo sistema?

El sistema de reciclaje de agua de ganado trata el estiércol tamizando primero los sólidos ricos en fósforo, que son buenos fertilizantes, y luego pasa los líquidos a través de etapas de filtración para eliminar patógenos, como Salmonella, E. coli, Cryptosporidium y coliformes fecales.

Luego, el amoníaco se concentra para facilitar su uso como fertilizante, y el líquido restante es agua lo suficientemente limpia como para ser reutilizado como agua potable para las vacas o para el riego de cultivos.