El tradicional manjar blanco, elaborado a base de leche, azúcar, harina de arroz y canela, dejó de ser un sabor que sólo persiste en las provincias de Santa Cruz o el recuerdo de la familia de antaño. La iniciativa empresarial de Liliana Vaca Gianella ha logrado llevar el producto artesanal a un nivel comercial que permite a cientos de personas disfrutar el sabor cruceño a kilómetros de distancia. “Esto nació como una iniciativa familiar queriendo darle una imagen nueva a un producto tradicional, vimos la necesidad porque es un producto que ya se estaba perdiendo, por eso decidimos formalizar nuestro producto típico con la marca Q’dulce”, dice Liliana Vaca, al explicar que este sello dio vida a la empresa Dultra, Alimentos y Bebidas.

Aunque la producción lleva poco más de una década en el mercado, la experiencia en la elaboración tiene tradición familiar. “Empezamos con una olla de 10 litros de leche, por entonces mi mayor deseo era vender cinco frascos de majar blanco, pero como empezamos a venderlo con mi familia, mis primos, hijos, esto empezó a crecer, hoy procesamos unos 600 a 700 litros de leche por trimestre”.

Es un sueño hecho realidad, asegura la dama que ha logrado transformar la afición por la cocina en empresa, gracias al trabajo intensivo en la producción artesanal del manjar y la promoción a nivel de ferias. Fue el contacto directo con el público que hizo posible que su producto llegue a otras regiones de Bolivia, países vecinos, Europa, incluso Tokio; las felicitaciones y opiniones favorables que generaron alientan a la emprendedora. “El toque tradicional se mantiene, es un producto natural, no lleva conservantes, ni químicos, se envasa al vacío, mantiene los ingredientes tradicionales. La ventaja es que la gente lo encuentra en un envase atractivo, funcional que puede llevar a cualquier lugar. El majar blanco es parte de la identidad cruceña”, apunta.

Q’dulce es una marca consolidada en Santa Cruz, está presente en puntos estratégicos. Sin embargo, la apuesta a nuevos mercados es un objetivo permanente, lo mismo que la variedad de sus productos, entre ellos: mermeladas de frutos típicos, combinados, encurtidos y escabeche.