El parvovirus en perros es una enfermedad vírica muy grave, potencialmente letal y especialmente alarmante en cachorros. Es imprescindible conocer sus síntomas para acudir rápidamente al veterinario en caso de sospecha.


El parvovirus es una de las peores enfermedades que puede sufrir tu perro, sobre todo si es un cachorro. En muchos casos causa muerte súbita, así de terrible es y por ello requiere de una máxima atención al estado de salud del animal.
El parvovirus en perros o parvovirus canino es una enfermedad vírica grave y muy contagiosa. El virus afecta, generalmente, al tracto intestinal. En la mucosa que recubre las paredes del aparato digestivo, las células se reproducen con máxima rapidez. El parvovirus aprovecha esta circunstancia para extenderse. Además, ataca los glóbulos blancos (leucocitos), que son el eje del sistema inmunitario del animal.
Tal como explica la veterinaria María del Carmen Solíz, el parvovirus en perros se puede presentar con dos formas clínicas diferentes:
1. Forma miocárdica: Afecta a cachorros menores de ocho semanas, pero también puede darse en perros adultos que sufrieron parvovirus canino en su juventud. Produce insuficiencia cardíaca aguda, muerte súbita y fallos cardíacos diversos.
2. Forma entérica: Afecta al tracto intestinal.

PARVOVIRUS EN PERROS ADULTOS Y CACHORROS

Todos los perros pueden infectarse con el parvovirus canino pero los cachorros de menos de cuatro meses y los perros adultos que no han recibido vacuna contra la enfermedad tienen mayor riesgo de contagio.
¿Cómo se transmite la enfermedad?
El parvovirus en perros se contagia por vía oro-nasal.
• Por contacto directo con perros infectados.
• Por contacto directo con lugares contaminados con el virus (parques o zonas eminentemente urbanas con gran congregación de perros)
• A través de las heces de perros infectados
• Por vía intrauterina

SÍNTOMAS

La parvovirosis puede afectar al funcionamiento cardíaco si el virus actúa en su forma miocárdica. Pero la mayoría de los síntomas del parvovirus en perros se asocian con la forma entérica del
virus. Por lo tanto, son síntomas relacionados con afectaciones
del tracto intestinal. Los más comunes son:
Campo edicion 124 - Oct 2018• Fiebre o hipotermia, vómitos, diarreas (con sangre en el 50% de los casos), anorexia, pérdida acelerada de peso y letargo.

El problema del parvovirus en perros es que, al afectar al tracto intestinal del perro, impide que el organismo del animal absorba correctamente los nutrientes y provoca deshidratación. El perro se debilita rápidamente. Normalmente, los tejidos de la boca y los ojos aparecen más rojos de lo habitual y el corazón comienza a latir a un ritmo acelerado. Cuando el veterinario palpa lor.

TRATAMIENTO Y PREVENCIÓN

No hay tratamientos disponibles que puedan acabar con el parvovirus. Sin embargo, cuando un perro está infectado, el veterinario sí puede establecer un tratamiento de soporte. Este tratamiento para la parvovirosis se basa, fundamentalmente, en fluidoterapia (para combatir la deshidratación) y en la administración de antibióticos sistémicos que ayuden a controlar las posibles infecciones secundarias que provoca la debilitación del sistema inmunológico del perro.
En cualquier caso, la manera más eficaz de luchar contra el parvovirus en perros es una correcta primovacunación durante la edad de cachorro y una estricta revacunación durante la edad adulta.
Cuando comience a mejorar, se le debe suministrar suero de mantenimiento, y le administrará también potasio si hay riesgo de hipocalemia u otros desequilibrios.
El tratamiento antibiótico ideal es el que combina un β-lactámico de amplio espectro, como penicilinas (amoxicilina– clavulánico) o cefalosporinas, con un aminoglucósido que cubre Gram como la amikacina, además si se quiere cubrir anaerobios, se debe administrar metronidazol.

SECUELAS

La veterinaria zootecnista Romina Gómez asevera que la infección por parvovirus causa fundamentalmente enteritis aguda.pets 2
La clínica inicial es inespecífica incluye anorexia, astenia, letargia y fiebre. Posteriormente aparecen vómitos y diarrea que puede ser mucosa e incluso hemorrágica. Finalmente, Solíz aconseja que el mejor tratamiento de la parvovirosis canina es su prevención por lo que hay que fomentar
la vacunación canina enfrente a ella. Si el animal responde positivamente al tratamiento y los síntomas
remiten, puede combatir la enfermedad. Por lo tanto, aunque se trata de una patología grave que puede comprometer la vida de nuestro perro, categóricamente sí se puede salvar un perro con parvovirus
Aunque pueda parecer poco relevante, el estado de salud del perro previo al contagio es clave para garantizar una óptima respuesta al tratamiento. Si el animal ha sido correctamente vacunado, desparasitado y alimentado, las probabilidades de que el perro con parvovirus se salve son más altas.