Nombre: Noé Morón.
Cargo: Presidente de la Asociación de Productores de Frutas y Hortalizas (Asofruth)
Actividad: Productor agrícola


La producción de más de 12 mil productores del valle son la garantía de abastecimiento de alimentos para Santa Cruz y el país, pero este año sufrió los efectos de la falta de agua y la sequía, esta preocupación motiva a los productores a pensar en sistemas de riego. Noé Morón presidente de la Asociación de Productores de Frutas y Hortalizas califica la gestión como negativa, observa la necesidad de sumar esfuerzos para asegurar la provisión de agua, mantener el ritmo de crecimiento y asegurar la seguridad alimentaria. El productor y ejecutivo conversó con Campo Agropecuario.

¿Cómo cierra la gestión el sector hortifruticultor?
Este año fue malo para el sector por las heladas, nevadas y la sequía; muchos hermanos quedaron sin capital y en crítica la situación. La sequía ocasionó la pérdida de más de 800 hectáreas en el caso de Saipina; fue muy preocupante por la escases de agua, pues la represa de Comarapa se secó totalmente y el productor perdió su sandía; la papa subió de precio; la cebolla no se pudo vender, en sí fue un año malo.
Sin embargo, hay un mercado abastecido.
Cierto, a pesar de los problemas en el campo, no se siente la falta de alimentos en el mercado porque hay una variedad de productos, pero es gracias a compañeros de Villa Victoria, Toco, La Piedra, Monteagudo que están produciendo bajo riego tecnificado.

¿El riego hace la diferencia en productividad?
El caso de Villa Victoria es un ejemplo, ellos están produciendo papa, tomate y otros productos con riego tecnificado aprovechando el agua de pozos, están utilizando cintas de riego y con este sistema han logrado mejores rendimientos, se ha ido sacando hasta 8.000 cajas de tomate. Paulatinamente el productor va viendo que hay resultados y va tecnificando como una forma de economizar agua, por eso pensamos que en 2017 vamos a triplicar las áreas con riego tecnificado.

¿Qué porcentaje cuenta con riego hasta el momento?
Es mínimo, pasa que nos cuesta cambiar de tecnología, para incorporarlo la gente tiene que ver cómo le está yendo al otro productor para copiar y tomar la tecnología, esperamos nosotros que en 2017 llegar a un 50% para economizar porque con este cambio climático cada año es agua menos y se debe a la deforestación, malas y buenas políticas. Malas que obligan a hacer desmontes para cumplir la FES, en vez de desmontar deberíamos apostar a la tecnología, hacer riego tecnificado y mejorar también el medioambiente.

¿El costo es accesible o una limitante?
Los costos por hectárea son variables, por ejemplo para papa, con todas las cintas, mangueras y teniendo su propio pozo sale como 1.800 dólares. Como Asofruth, de acuerdo al último mapeo que hemos hecho, vamos a apoyar y canalizar crédito a los asociados para que ellos tecnifiquen su sistema de riego, contar con una tienda de insumos de manera que apliquen lo que realmente está permitido y no sea tóxico para el consumo humano.

¿La producción creció?
La fruticultura está creciendo en los valles cruceños, el durazno, manzana, chirimoya y particularmente la uva en la provincia Florida donde existen como 170 hectáreas. Hay productores que están invirtiendo en 250 hectáreas, están empezando a plantar, en los próximos años seremos los principales productores de uva del país. Los tarijeños están asustados porque ellos han agotado su tierra y nosotros estamos iniciando.

¿El componente industrial sigue siendo el gran ausente?
Sabemos de iniciativas, es el caso de Frutibol que está acabando de instalarse en el parque industrial que va a procesar mango criollo, manzana, naranja, piña alrededor de 80 toneladas por díaes una buena noticia. También la gobernación tiene en San Carlos, en el norte una planta piloto que sirve para procesar su fruta.

¿Es competencia el producto importado?
Los productos importados llegan como manzana, kiwi, pera, uva, pero no nos afectan porque deja de entrar cuando tenemos la producción de los valles, de Tarija, no pueden competir. Lo que a nosotros nos falta es contar con una cámara especial controlada, para poder almacenar los 12 meses del año como Perú, Argentina y otros. Nosotros no podemos guardar, llega la temporada y sea caro o barato lo vendemos y se acabó, son productos perecederos.

¿Hay opciones al frente?
Contar con un sistema de conservación, pero ojalá que nuestros gobiernos nacional, departamental y municipal se pongan las pilas, piensen en los productores y los consumidores para vender nuestro producto.

¿De qué depende el crecimiento del sector?
Somos capaces de producir, ahora el crecimiento depende de la tecnología de punta, si bien el Iniaf nos certifica la semilla, el Senasag nos fiscaliza en el tema fitosanitario, hay mucho trabajo, muchas tareas que podemos desarrollar con las instituciones de manera conjunta.