La producción de ganado bovino en Bolivia tiene una media de 0,5 cabezas por hectárea. Pero el manejo eficiente de las pasturas, para alcanzar el mayor aprovechamiento de éstas, permite hasta triplicar la producción de ganado. La aplicación del Sistema de Pastoreo Racional Intensivo permitirá mejorar la productividad sin la necesidad de expandir la frontera ganadera.
En ocasión del 22.° Simposio Latinoamericano: Productividad en Ganado de Corte, realizado a inicios de abril en Santa Cruz, Jorge Kefer Roda, zootecnista especialista en nutrición animal y manejo de pasturas, expuso los detalles de este enfoque caracterizado por la eficiencia del manejo de pasturas. “La idea es mostrar al ganadero que se puede generar o dos o tres veces más de carne por hectárea en la misma área, solamente modificando el manejo del campo, entendiendo cómo se comporta un forraje, cómo se comporta un pasto y respetando su etapa de crecimiento, de recuperación, para poder producir más carne”, explicó.

Kefer señala que un campo extensivo hace que el animal no aproveche al cien por ciento el forraje allí existente, puesto que el bovino tiene demasiada opción a seleccionar su alimento y, por consiguiente, la decisión de elegir el rebrote por tratarse de la parte más tierna de la pastura. El especialista indicó que una de las características de este sistema de pastoreo es la reducción de las parcelas para que el animal consuma solamente el forraje que requiere durante el día. Esto lo obligará a consumir la totalidad del forraje y no limitarse a rebrotes.“No se trata de que el animal gane más peso como individuo, sino se trata de mejorar la ganancia en área, es decir, producir más carne en metro cuadrado. Usted puede tener en un pasto extensivo un animal que gane 900 gramos (por día), pero maneja un animal por hectárea; sin embargo aquí -aplicando este sistema- uno puede ganar entre 650 a 700 gramos por animal, pero va a manejar tres o cuatro animales por hectárea, entonces conviene más. La idea es optimizar el uso del forraje del campo”, precisó Kefer.
El sistema de pastoreo extensivo no es recomendado por este especialista, dado que el aprovechamiento de pasturas se limita al 20 y 30 por ciento,sin embargo, la aplicación del sistema intensivo permite un aprovechamiento que oscila entre un 50 a 80 por ciento.

Ventajas del Sistema de Pastoreo Racional Intensivo

SISTEMA EVITA DEGRADACIÓN DE PASTURAS

En un sistema de pastoreo extensivo, en el que los bovinos tienen la opción a comer preferentemente los rebrotes, la pastura empieza a perder vigorosidad y bajar su producción hasta que, con el paso del tiempo, acaba muriendo. “La capacidad de soporte cada año va cayendo, entonces se necesita más área y más área para producir lo mismo de carne”, afirma Jorge Kefer. El sistema de pastoreo intensivo, que se aplica a través de cerca eléctricas móviles, permite regenerar pasturas en un lapso de 30 a 60 días. En el proceso de renovación, el productor tendrá la garantía de que sus pasturas no serán pisoteadas por el ganado, lo que evitará problemas de compactación o degradación del suelo.

APLICACIÓN NO IMPLICA ELEVADOS COSTOS

La aplicación del sistema de pastoreo racional intensivo requiere de ciertos métodos básicos que no precisamente tienen que ver con cuantiosas inversiones. Según Keffer, el productor debe tener un conocimiento básico del funcionamiento de las pasturas, sobre todo el tiempo de descanso y de ocupación. “No son costos elevados
en este sistema porque todo se maneja con cercas eléctricas móviles y con seguridad se obtiene un excelente resultado”, agregó. El especialista aseguró que este sistema es la mejor alternativa para pequeños productores que no tienen la posibilidad de ampliar su área, sin embargo, podrán ampliar su producción mejorando el manejo en la superficie de terreno.

¿CÓMO DEFINIR EL TAMAÑO DE SU PARCELA INTENSIVA?

Las parcelas deben conformarse en función a dos elementos: el consumo diario del animal y la producción de pasto del potrero. Jorge Keffer explica que cada animal tiene un consumo de 2,5 por ciento del peso vivo de materia seca por día. «El muestreo de pasto lo hacemos en verde. El productor debe sacar la materia seca, (para ello) deshidrata el pasto y va a obtener el resultado de cuánto de materia seca hay sacando todo el agua del pasto, y entonces se sabe que el animal consume el 2,5 por ciento de matera seca por kilo vivo», señaló.