La producción de hortalizas es una de las tareas más importantes ya que de allí salen los alimentos tanto para la canasta familiar como para materia prima de producciones industriales. Por ello es bueno saber y tener un ‘pantallazo’ de lo que consiste la horticultura, por lo menos con alguna de las hortalizas de temporada.


La producción de hortalizas, desde el punto de vista económico y social, es de gran importancia en el departamento y el país, por ser una fuente de alimento, y de trabajo en todo proceso de producción por la demanda alimenticia en todos los estratos sociales y su alto valor en fresco e industrializado en los mercados locales, regionales, nacionales.
Las hortalizas son de mucha importancia para la alimentación y buena nutrición de la familia, sus hojas, frutos, raíces, tallos y flores son consumidos para satisfacer las necesidades de nuestro organismo, por su alto contenido de minerales, vitaminas y proteínas que contribuyen a mejorar y mantener la buena salud.

PRODUCCIÓN LOCAL
Pampa Grande, ubicada en la provincia Florida, provee del 80% de la producción de hortalizas y verduras a la ciudad de Santa Cruz, por lo que es una de las principales zonas productivas de tomate, pimentón y lechuga, entre otros. Los precios de los productos son estables, aspecto que genera utilidades al productor.
Álex Banegas, responsable de la Unidad Agropecuaria del municipio de Pampa Grande, comentó que en su municipio se cultivan más de 10.000 hectáreas de verduras y hortalizas al año, superficie con tendencia a incrementarse en cada campaña agrícola, pues su capacidad productiva tiene un crecimiento de alrededor de 5% en los últimos años.
Banegas señaló que en las 10.000 hectáreas de verduras y hortalizas, entre tomate, pimentón, lechuga, apio, papa y brócoli, 4.000 pequeños productores trabajan manualmente y cada productor tiene un promedio de 1 a 3 hectáreas sembradas.

PREPARACIÓN DE LA TIERRA
Generalmente la preparación del suelo consiste en llevar a cabo una serie de actividades con el apoyo de la maquinaria agrícola que les permite a los productures acondicionar la capa cultivable para la siembra o el trasplante de las hortalizas.
Así, el agricultor ‘prepara su tierra’ volteándola con el arado, da uno o dos pasos de rastra, nivela, levanta surcos o lomos, acolcha con plástico y realiza el trasplante. Todas estas labores permiten la incorporación de residuos de cosecha y de malezas, favorece la exposición de enfermedades y plagas del suelo a condiciones adversas, facilita la destrucción y eliminación de terrones, promueve la aireación aireación,
crea mejores condiciones para la germinación de la semilla o el establecimiento y desarrollo de la plántula.
Es recomendable monitorear al menos cada tres meses la condición química del suelo a través de un análisis de las muestras de suelo enviadas al laboratorio.

TOMATE. En Pampa Grande se cultivan 1.200 hectáreas de tomate, cultivo que llega a un rendimiento promedio de 24 t/ha. El costo de producción de tomate es Bs 30 la caja, y actualmente en el mercado se vende en Bs 60 la caja, registrando utilidades para el productor. El tomate es uno de los productos de mayor consumo en cuanto a verduras, la variedad de los que se cultivan en los valles hacen la diferencia. Desde el tomate alargado, corazón, Cherry y de larga vida. Este producto, cuando escasea, sube a precios desorbitantes muchas veces se lo ha catalogado como la hortaliza más inflacionaria por el precio en tiempo de mucha humedad o sequía.
PIMENTÓN. En cuanto al pimentón, los productores están iniciando la siembra y proyectan alcanzar una superficie de 2.000 hectáreas en Pampa Grande, producción que saldrá entre junio y julio. Sin embargo este cultivo es riesgoso porque una helada puede registrar grandes pérdidas a los productores. El costo de producción del pimentón oscila entre Bs 25 a 30 la bolsa y en los mercados se vende entre Bs 40 a 50 la bolsa, precio atractivo para el productor.
En la gestión 2017, los productores de hortalizas y verduras sufrieron pérdidas cuantiosas en su producción debido a la extrema sequía registrada en los valles cruceños.
El vergel de hortalizas y verduras que existen tras las primeras estribaciones de la Cordillera de los Andes son los valles multicolores en productividad agrícola en Santa Cruz. En este caso solo estamos mencionando lo que produce Pampa Grande, pero también existen viñedos, frutillas y cantidad de frutas exóticas que se albergan en esta cuna de clima mesotérmico de los Valles cruceños.

APIO. El apio es una planta procedente del Mediterráneo, existiendo otros centros secundarios como el Caúcaso y la zona del Himalaya. Ya se conocía en el antiguo Egipto. Su uso como hortaliza se desarrolló en la Edad Media y actualmente es consumido en todo el mundo. El apio no es demasiado exigente en suelos,
siempre que no sean excesivamente húmedos. Requiere un suelo profundo, ya que el sistema radicular alcanza gran longitud vertical.
El pH debe estar rondando la neutralidad. Es exigente en boro, por lo que este elemento no debe faltar en el suelo. Soporta mal la salinidad, tanto del suelo como del agua de riego. Este cultivo es exigente en humedad del suelo, pero sin que llegue a ser exagerada; los riegos deben permitir que el suelo esté en un estado perfecto de humedad de tempero. Si el suelo sufre sequedad da lugar a un embastecimiento de los tejidos y, por tanto, a una pérdida de calidad.
En trasplantes en épocas calurosas se dejan las malas hierbas sin tratar al principio para que actúen a modo de sombreado y eviten mayores subidas de las temperaturas del suelo.

LECHUGA. La lechuga es una planta anual y autógama, perteneciente a la familia Compositae y cuyo nombre botánico es Lactuca sativa L.
-Raíz: la raíz, que no llega nunca a sobrepasar los 25 cm de profundidad, es pivotante, corta y con ramificaciones.
-Hojas: las hojas están colocadas en roseta, desplegadas al principio; en unos casos siguen así durante todo su desarrollo (variedades
romanas), y en otros se acogollan más tarde. El borde de los limbos pueden ser liso, ondulado o aserrado.
-Tallo: es cilíndrico y ramificado.
-Inflorescencia: son capítulos florales amarillos dispuestos en racimos o corimbos.
-Semillas: están provistas de un vilano plumoso.
Los suelos preferidos por la lechuga son los ligeros, arenoso-limosos, con buen drenaje, situando el pH óptimo entre 6,7 y 7,4. En los suelos humíferos, la lechuga vegeta bien, pero si son excesivamente
ácidos será necesario encalar.
Este cultivo, en ningún caso admite la sequía, aunque la superficie del suelo es conveniente que esté seca para evitar en todo lo posible la aparición de podredumbres de cuello.
-En cultivos de primavera, se recomiendan los suelos arenosos, pues se calientan más rápidamente y permiten cosechas más tempranas.
-En cultivos de otoño, se recomiendan los suelos francos, ya que se enfrían más despacio que los suelos arenosos.
-En cultivos de verano, es preferible los suelos ricos en materia orgánica, pues hay un mejor aprovechamiento de los recursos hídricos y el crecimiento de las plantas es más rápido.

CEBOLLA. Las cebollas secas (curadas) es un cultivo que se presta bien a las operaciones agrícolas de pequeña escala y de tiempo parcial.
Existen múltiples mercados para los productores con pequeña superficie (0,5 a 5 acres) y los diversos colores y tipos de bulbos maduros (rojos, amarillos y blancos) permiten a los productores encontrar su nicho de mercado. El término ‘cebolla seca’ se utiliza para distinguirlas de las cebollas verdes, que se extraen mientras que las tapas son todavía verdes y por lo general antes de que se haya formado el bulbo grande. Muchas operaciones de campo, tales como la preparación del terreno, siembra y cosecha, se pueden hacer por contrato individualizado, y la mayoría de los equipos pueden ser utilizados para otros fines.
Las cebollas deben cultivarse en suelos friables, que contienen altas cantidades de materia orgánica, tienen buenas tasas de infiltración de agua, y una Buena capacidad de retención de humedad. El suelo no debe ser compactado, y debe tener un pH de 5.8 a 6.6. Las margas arenosas y los suelos de estiércol se utilizan con frecuencia para la producción de cebollas.

¿CÓMO SE CLASIFICAN LAS HORTALIZAS?
Las hortalizas se clasifican según la parte que es comestible y estas son:
a) HORTALIZAS DE RAÍZ COMIBLE: zanahoria, nabo, beterraga, rábano.
b) HORTALIZAS DE HOJA COMESTIBLE: apio, perejil, acelga, espinaca, repollo, lechuga, hojas de cebolla.
C) HORTALIZAS DE TALLOS Y BULBOS COMESTIBLES: cebolla, ajo, papa .
d) HORTALIZAS DE FLOR – COLES COMESTIBLES: coliflor brócoli, alcachofa.
e) HORTALIZAS DE FRUTO COMESTIBLES: tomate, pepino, zapallo, vainita, haba, arveja, locoto, ajíes, pimentón, berenjena.