La Frase

«En 30 años el emprendimiento cambió mucho en estructura, hoy somos una S.R.L. donde participamos todos los hijos; el horno antes era de barro y pasamos a hornos modernos e industriales; la cocina de mamá se transformó en la fábrica que funciona con todas las normas sanitarias y de seguridad, pero las recetas, el sabor y el estilo artesanal se mantienen inalterables». Marina Suárez Arana, administradora de Horneados Únicos.
Un horno de barro, la apacible vida en la hacienda La Victoria en la Provincia Nuflo de Chávez y la creatividad de Luz Marina Mercado de Suárez Arana, allá por los 80›, marcaron el inicio de un emprendimiento que envuelve sabor, cariño y tradición: Horneados Únicos. Cuñapé, roscas de maíz, calitas, biscochos, paraguayos, todo un mundo de postres tradicionales es el mundo en que gira esta empresa.
«Esto empezó hace más de 30 años, en la hacienda de mi padre, Rafael Suárez Arana, es una región muy linda donde se cultivaba arroz, yuca, maíz, se criaban vacas, había queso. Todos tenían lo mismo, pero a mi madre se le ocurrió aprovecharlos haciendo las harinas y almidón de arroz, yuca, maíz con ayuda de las mujeres de los trabajadores, hacía horneados cuñapé, panquetes, paraguayos, roscas y pan de arroz, un poco vendía a los pasajeros que iban al Beni y un poco venía a los hijos como encomienda porque estudiábamos en Santa Cruz, era una manera de estar cerca de sus hijos», recuerda Marina Suárez Arana, la hija menor de la familia y administradora de Horneados Únicos.
Años después, ya en la ciudad capital la afición materna por los horneados se convirtió en un modo de vida y tomó un tinte comercial con ayuda de los hijos. «Mi mamá tuvo que adaptarse al cambio, sustituir el horno de barro por una cocina a gas, los elaboraba en la casa y nosotros lo vendíamos, invitando a amigos, conocidos y haciendo las entregas en radiotaxi. Los que conocían ya no esperaban venían directo a la casa para comprarlo caliente. Y fue creciendo».Cuando lo probaban, los clientes decían «Ummm son únicos», de ahí viene el nombre dice la dama al recordar la anécdota.
Pero fue 2008, que la Cámara de Industria y Comercio (Cainco) a través del programa de apoyo a formalización de empresas ayudó a completar la parte legal y construir su perfil de empresa con imagen comercial, desarrollo de empaques y visión comercial con capacitación, talleres para participar en ferias. Hasta entonces para nosotros esto era una actividad para sobrevivir, pero no le llamábamos empresa, asegura.
Este paso fue el inicio de la conquista de éxitos en el mercado y reconocimientos en gestión empresarial a la iniciativa empresarial y la trayectoria de Doña Luz Marina de Suárez Arana.
Cambio de posta
Ya en 2014, Horneados Únicos transformada en S.R.L. pasó la posta a los hijos (7), una decisión que fortaleció los planes de expansión, pues además de asegurar la presencia de los productos en cadenas de supermercados de Santa Cruz, se amplió a Cochabamba, La Paz, Sucre, Beni, Tarija, Oruro y en breve estarán también en Potosí. Los productos también van al exterior de la mano de coterráneos y turistas que lo llevan como subvenir.
Este paso le dio fuerza a la empresa, reconoce la administradora, toda vez que la participación de los hermanos obliga a la superación permanente, mantener una línea de producción continua en tiempo y calidad sin perder de vista el requerimiento del cliente.
Parte de esa visión es la incorporación de productos en pequeño, bolitas de cuñapé, rosquitas que inició como muestra, pero se incorporaron a la variedad permanente porque el cliente lo pide, dice.Aunque son muchas las voces que sugieren impulsar la producción al mercado de exportación, la empresa apuesta primero a consolidar su presencia en el territorio y posicionar el nombre de Horneados Únicos en todo el país.

Todo tradicional

art-horneados-unicos2Horneados Únicos se inscribe en la línea de productos tradicionales, toda vez que rescata la tradición culinaria de Santa Cruz utilizando materia prima local, maíz, arroz, yuca, queso fresco para preparar una variedad que está presente en la mesa del cruceño y conquista el gusto de todos los consumidores.
Aunque el emprendimiento inició con el cuñapé, bizcochos de maíz y de arroz, la demanda obligó a incorporar también bizcochuelos, paraguayos y panquetes, delicias que al inicio estaban reservadas para los hijos. Entre las innovaciones están las calitas de maíz que es un bizcocho dulce sin anís, alfajores, la torta de maíz con charque, suspiros, el pica pica que son palitos con masa de cuñapé con especias y picante, y el palito de arroz que es un bizcochito de arroz pero dulce.