Tras una gestión plagada de expectativas por la cumbre agropecuaria y el diseño de una hoja de ruta para el crecimiento, poco es el avance que las cifras pueden expresar al cierre de 2015. No fue uno de los mejores años para los productores del agro, la caída de rendimientos y la baja de precios afectaron a cuatro de los principales cultivos.

Aunque la superficie cultivada creció en 1,3% equivalente a 30 mil hectáreas llegando a 2,44 millones de hectáreas, la cantidad producida se redujo a 12,94 millones de toneladas, con una disminución de 9,8%, eso significa 1,41 millones de toneladas menos, con respecto a 2014. Aunque el cuadro de cultivos afectados en rendimiento es general, solo la chía y maíz hacen la excepción, pues registraron un incremento de 1% y 23% respectivamente, este último por el creciente uso de semilla híbrida. En la acera opuesta están los otros cultivos, principalmente el trigo con una reducción de un 33%, pasando de 2,45 toneladas en 2014 a 1,65 toneladas en 2015, el girasol igualmente disminuyó un 36%, pasando de 1,03 a 0,66 toneladas por hectárea en 2015, en cuanto al sorgo registró un reducción de 1%.  “Tuvimos disminución y no vemos una posibilidad de crecimiento si no se aplican rápidamente medidas en tema arroz, azúcar, maíz, sorgo. Tenemos disminución ya en inicio de siembra en el inicio de esta nueva gestión, ya hay una baja”, apuntó Julio Roda, presidente de la CAO. La preocupación se sustenta en las evaluaciones preliminares realizadas con semilleras que observan una caída en la demanda habitual, lo que hace prever que la cosecha de verano podría tornarse disminuida. Dada la situación de precios bajos y factores climáticos adversos registrados en 2015, la perspectiva para la campaña de verano 2015/2016 que actualmente tiene un importante avance de siembra, registra disminución de superficie cultivada en varios rubros y en forma agregada implica que no habrá crecimiento. Se espera que el comportamiento climático acompañe de forma positiva, caso contrario, puede registrarse una disminución de la producción con respecto a la campaña de verano 2014/2015.

Maíz y sorgo
Considerando ambas campañas, verano e invierno de 2015, la producción de maíz disminuyó un 20%, mientras que el sorgo registró un leve incremento de 2%, en el caso del maíz la disminución en la producción se dio por dos factores: menos hectáreas cultivadas debido a la sobreoferta y precios bajos del grano, como también a la disminución de los rendimientos por hectárea, debido a efectos climáticos adversos. Mientras que el sorgo aunque presenta una disminución en los rendimientos por hectárea, la superficie sembrada se incrementó en 4%, impulsando el incremento de la producción en 2%.

Caña de Azúcar
La caña registró una disminución en la superficie cultivada de 10%. Los cultivos de caña fueron afectados por las persistentes lluvias que hicieron disminuir los rendimientos por hectárea en 7%, pasando de 52,62 en 2014 a 48,7 toneladas por hectárea en 2015, con lo cual las cantidades de producción llegaron a 6,4 millones de toneladas, registrando una disminución de 17% en comparación con la gestión anterior donde se logró producir 7,7 millones de toneladas.

Soya
Obtuvo un leve crecimiento de 3 mil hectáreas en comparación con la gestión 2014, por el lado de los rendimientos se tiene un estimado de 2,31 toneladas por hectárea, una disminución de 1% en comparación con el 2014, debido a la sequía prolongada en la campaña de verano. La cantidad producida en el 2015 llegó a 2,8 millones de toneladas, cifra similar a la registrada en el 2014. Y los precios llegaron a un mínimo de 253 dólares en noviembre.

Girasol
En 2015 se incrementó un 49% en superficie cultivada, llegando a 142.000 hectáreas, por el lado de los rendimientos muestra una disminución de 1%, debido a plagas y enfermedades como Sclerotinia y Alternaría. Mientras que la producción llegó a 93.720, un 4% menos de lo registrado en la gestión anterior. Los precios bajaron llegando a 321 dólares por tonelada.

Sésamo
El cultivo alcanzó las 18.000 hectáreas sembradas y registró una pérdida de 1.098 hectáreas por efectos climáticos. La cosecha llegó a 16.902 hectáreas, 41% más que 2014 que fue de 12.000 hectáreas. Los rendimientos incrementaron en 11%, pasando de 0,50 a 0,56 toneladas por hectárea.

Arroz
El sector arrocero en el 2015, fue uno de los sectores más golpeados por un lado el incremento en la producción generó una sobreoferta en el mercado interno, y por el otro las devaluación de las monedas en los países incentivaron las importaciones. En 2015 se logró sembrar 115.000 hectáreas, un 15% más que lo registrado en el 2014, en cuanto a rendimientos también se registra un incremento de 3 a 3,20 toneladas por hectárea, un 7% más que la anterior gestión. La producción total se incrementó en un 23%, llegando a 368.000 toneladas.

Trigo
Los productores incrementaron la superficie cultivada a 150.000 hectáreas, un 30% más que la superficie sembrada en la gestión 2014. Por el lado de los rendimientos, las razones principales de la disminución fueron las condiciones climáticas dando lugar a enfermedades como la Piricularia que afecta al llenado del grano y su calidad.

Algodón
El rubro registró 2.500 hectáreas sembradas, un 39% más de la superficie sembrada en 2014 que fue de 1.800 hectáreas, los rendimientos se mantuvieron similares a la gestión anterior; siendo la producción de 1.150 toneladas, un incremento del 39% con relación a la campaña de verano anterior, donde se registró una producción de 828 toneladas, la producción más baja de los últimos 4 años.

Ganadería
Esta gestión el sector ganadero de Santa Cruz logró un hato de 3.889.037 cabezas de ganado, crecimiento de 4% en comparación con la gestión anterior donde se registraron 3.741.186 cabezas de ganado, según datos de Fegasacruz. El hato ganadero a nivel nacional en 2015 llegó a 8.510.645 cabezas de ganado, un 2% más que la gestión anterior donde se registraron 8.338.428 cabezas de ganado. Santa Cruz tiene el 45% de la producción de ganado bovino, y es seguido por el Beni con el 29%, basándose en tasas intercensales del INE.