La Frase

«El objetivo de la evaluación genética es garantizar el Programa Genético dentro del rebaño Brahman en Estancias  Espíritu, además de identificar jóvenes reproductores que son buenos para que mañana podamos certificar nuevos toros que van a impactar en la ganadería con una mejora constante».

 

3.500 vacas son parte del programa genético de Espíritu actualmente. El programa de mejoramiento genético que lleva adelante Estancias Espíritu avanza positivamente, los resultados se reflejan en la evaluación anual que realizan genetistas especializados en la Universidad Central de Venezuela. El análisis genético-estadístico 2016 certificó a Tajibo (ESP110961), como un reproductor probado gracias a los valores genéticos que obtuvo después de la evaluación de sus datos y de toda su progenie producida.

«Este es un trabajo de evaluación y acá se ven las tendencias fenotípicas, el fenotipo está ligado al animal, el peso que se mide en la balanza y eso tiene variaciones porque está influenciado con el medioambiente, así un año que hubo inundación los animales quedaron flacos porque no pudieron comer, no porque sean genéticamente inferiores. Las tendencias genéticas anuales que es lo que los genetistas generan a partir de los análisis, vemos que son positivas y crecientes” dice Hans Peter Elsner, gerente general de Estancias Espíritu.

Una vez que los toretes se seleccionan por su propia información y posteriormente a través de los datos aportados por sus hijos, los toros se certifican probados, siempre y cuando tengan DEP´s (Diferencia esperada entre progenie) sobresalientes y con precisión por arriba de 0.90. En este caso Tajibo fue el mejor de 6 toretes probados en ese año. Apelando a la técnica de inseminación artificial la estancia sembró sus genes y las de otros cinco toros destacados en 400 vacas, los terneros nacidos de esta práctica brindan los insumos para la evaluación del semental: peso al nacer, peso al destete, a los 18 meses y la circunferencia escrotal en los machos.
Hans Peter Elsner, explica, los DEP, van ligados a la precisión, que se mide de una relación de 0 a 1, donde 0 es de muy baja precisión y 1 es igual a 100%, lo que quiere decir, que el valor estimado es cercano al real. En Espíritu nos certifican un toro cuando tiene una buena DEP para los caracteres en estudio y las precisiónes de cada uno de ellos es de 0.90 para arriba y para eso un animal tiene que tener muchos hijos, mientras más hijos, más preciso el dato que se ha estimado.
Garantía de Calidad
Desde el punto de vista práctico, la evaluación genética es una garantía para los ganaderos que compran el semen de toros probados de Espíritu. «Es una apuesta a la calidad. No están arriesgando nada, van a lo seguro porque van a mejorar su ganadería en ganancia de peso, habilidad materna, apunta el ejecutivo.