El sector avícola prevé un desabastecimiento del mercado debido al incremento del gas en un 50% establecido por la ANH. Este incremento generará la subida de alimentos y por ende la subida de los precios de producción.

Ante la Resolución Administrativa RAR-ANH-ULGR-N° 0331/2017, emitida el 11 de agosto, donde la Agencia Nacional de Hidrocarburos – ANH establece el incremento del 50% al precio del gas a la industria boliviana desde el pasado 15 de agosto. Los productores en general se encuentran afectados ya que la medida acatada por la ANH obliga a que estos incrementen sus precios de producción. Respecto al tema, Ricardo Alandia, presidente de ADA, aseveró que habrá una afectación a este sector. Anualmente los avicultores tienen un consumo de un millón de garrafas, esta subida generará una afectación al costo del alimento y al aumentar el precio del alimento, que viene a ser el 70% del costo de producción, generará problemas en el abastecimiento del sector. “Es lamentable que el Gobierno tome este tipo de medidas sin previo consenso y más lamentable aún que esto afectará a todo el sector productivo del país”, manifestó Alandia. Nosotros somos miembros de la CAO y junto a la Cainco vamos a ser un frente común para pedir la reversión de esta medida, comunicó el representante de los avicultores acotando que el mayor reclamo es que no hubo en absoluto un consenso previo antes de la medida y obviamente se ven obligados a analizar esta subida de precio para ver dónde más hay impacto.

De igual manera, Alandia puntualizó que el Gobierno nacional debería hacer un consenso antes de tomar medidas de esta envergadura que afectan directamente al motor productivo del país, además dijo que el empleo que genera el sector avícola se verá totalmente afectado. Para finalizar puntualizó que este tipo de medidas desincentivan no solo a los avicultores, sino a todos los sectores en general. Por su parte, Osvaldo Barriga, presidente de Cadex, expresó que el aumento de un energético tan importante en los niveles que plantea la Resolución, se traduciría en pérdida de competitividad inmediata para la industria manufacturera nacional, tanto en el mercado local como en los mercados internacionales, dado que la energía representa entre el 25% y 30% del costo del conjunto de insumos que requiere la producción.

“Esta medida impactará negativamente en la economía de las empresas y por ende al aparato productivo del país”, manifestó Barriga. El incremento de hasta el 48% de la tarifa de gas natural para el sector industrial representaría un costo adicional de aproximadamente 20 millones de dólares al año, lo cual impacta sobre los resultados financieros de las industrias exportadoras siendo que la misma se ha contraído en 64% en valor y 77% en términos de volumen comparados con el 2014.