Con la presencia de productores y representantes del sector maicero, la presidenta del Colegio de Ingenieros Agrónomos de Santa Cruz (Cinacruz), Paola Román presentó el estudio ‘El Cultivo de maíz en Bolivia, Situación Actual y Perspectivas’. En base a datos de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) y el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras.

J osé Luis Llanos, socio de Cinacruz, fue el encargado de dar a conocer públicamente que en las campañas 2016-2017 la superficie cultivada de maíz es 425.000 hectáreas, de las cuales 201.000 hectáreas están en el departamento de Santa Cruz y representan el 47% a nivel nacional. El maíz es el primer eslabón de la cadena alimentaria por ello es necesario semillas OMG A pesar de que la producción de maíz nacional es de 47%, a comparación de países vecinos es un nivel bajo. Sobre la producción en las dos campañas agrícolas se producen más de 900.000 toneladas de maíz, cantidad que cubre al límite la demanda interna, que es 800.000 toneladas. Por ello el agropecuario observa imperioso trabajar en medidas que favorezcan a productores maiceros.

Por otra parte, informaron que el promedio nacional es 2,15 toneladas de maíz por hectárea y en Santa Cruz llega a 2,46 toneladas, los cuales todavía son bajos comparados a países maiceros que producen por arriba de las 5 toneladas. “Hay sectores altamente demandantes de maíz, son los productores de porcino, de ganado vacuno y avicultura. Nos preocupa que los niveles de productividad vayan disminuyendo y eso se refleja en la importación de 100.000 toneladas de maíz el año pasado”, asevero Llanos, además dijo que por ello es importante se aprueben el uso de semillas genéticamente modificadas en el país para incrementar la productividad del grano.

En Bolivia se puede ampliar el área de siembra a 650.000 hectá- reas de maíz y de utilizarse la biotecnología de las OMG en 2025 se podría tener 2,5 millones de toneladas de maíz; siendo la zona este del departamento cruceño la zona de mayor producción. Indicó que las proyecciones se realizaron tomando en cuenta dos escenarios, en supuesto de utilización de semillas modificadas, semillas convencionales o híbridos. “Con semillas convencionales y con los mismos rendimientos, al año 2025 se llegará a producir 1,5 millones de toneladas de maíz. Pero si incluimos las semillas OMG con las mismas 650.000 hectáreas podemos aumentar nuestro rendimiento a 4 toneladas al 2025 y producir 2,5 millones de toneladas de maíz”, explicó Llanos. Durante el 2016 se importó 105.000 toneladas del cereal. El estudio muestra una fuerte importación de maíz, según datos del INE, se importó 105.000 toneladas del cereal durante el 2016, algo que no debería ocurrir según la apreciación del gremio de agrónomos, tomando en cuenta el gran potencial de área que tiene Santa Cruz.

Por su parte, el presidente de CAPPO, Isidoro Barrientos, indicó que si bien el país tiene un gran potencial para crecer en superficie de maíz, a los productores les preocupa los bajos rendimientos del grano en el país, algo que esperan pueda revertirse con tecnología y Bolivia pase de ser importador a exportador de maíz. Barrientos dijo que “La única forma que vemos para mejorar los rendimientos de maíz, es que nuestro Gobierno nos entienda, y pueda aperturar políticas y medidas que nos puedan favorecer. No podemos dejar que nuestros compañeros fracasen año tras año y por eso necesitamos la tecnología para producir”, aseveró Barrientos.