Alberto Osinaga, gerente general de la CAO, indicó que si bien la planta de amoniaco y urea es un emprendimiento importante para el sector agropecuario, la urea es un fertilizante necesario para los productores que permitirá aumentar los rendimientos de sus cultivos.

Sin embargo, indicó que YPFB todavía no anuncia el costo de la urea para los productores bolivianos, lo cual deja la incertidumbre de una importante demanda por el fertilizante. Osinaga comentó que un precio atractivo para el productor por la compra de urea debe estar en $us 210 la tonelada, tomando en cuenta que la urea importada tiene un costo aproximado de $us 500 la tonelada. “Consideramos que para la demanda masiva de la urea granulada, el precio tiene que estar entre 200 a 215 dólares la tonelada, porque de lo contrario sería una limitante para los pequeños y medianos productores por el tema de costos”, agregó que la urea puede ser aplicada en los cultivos de maíz, trigo, sorgo, girasol, papa, arroz, pasturas, entre otros.

Manifestó que actualmente en Bolivia los productores solo utilizan alrededor de 30.000 toneladas de urea al año porque el precio del producto importado es muy alto. En ese sentido señaló que el precio de la urea producida en Bolivia debe ser competitivo para incrementar la producción de alimentos en el país en corto plazo.. Durante la inauguración de la planta de urea, Luis Alberto Sánchez indicó que la urea producida en Bolivia estará entre 450 a 500 dólares la tonelada, prohibitivo para el pequeño productor agrícola. Acotó que se buscará estrategia para abaratar los costos a productores locales. Por otra parte, el sector agropecuario considera importante comprar urea a un precio de 215 dólares la tonelada, porque de lo contrario no llegaría a la mayoría de los productores por el costo que implica aumentar en su producción de diferentes cultivos.

El gerente de la CAO mencionó que en Santa Cruz existen alrededor de 60.000 productores agrícolas, de los cuales solo un 5% usan urea para fertilizar en sus campos. La urea debería venderse a costo accesible, para el productor agrícola que sostiene la seguridad alimentaria del país. El ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, informó que la urea que producirá la planta de Bulo Bulo, fortalecerá la agricultura ampliando ocho veces la actual frontera agrícola,  es decir de 2,7 millones de hectáreas cultivadas ahora. CAO y Gobierno con expectativa en urea nacional Sánchez indicó que la producción de pastos se multiplicará por tres. De arroz, maíz y trigo se incrementará en casi un 200%. Aseguró que al margen de consolidar la industrialización de los hidrocarburos, una demanda de la denominada agenda de octubre, esa planta se constituirá en un hito en el desarrollo del agro boliviano.

“Vamos a saltar de una frontera agrícola que está alrededor de 2,7 millones de hectáreas que tiene Bolivia. Esperamos que en los próximos años con este gran fertilizante podamos llegar a 17 millones de hectáreas”, afirmó al ratificar que la urea que genere esa planta será suficiente para abastecer el mercado interno y para una importante exportación de los excedentes, inicialmente al mercado de Brasil.