La cabaña Oro Negro, dedicada a la producción y comercialización de genética de ovinos de las razas Santa Inés, Dorper y próximamente White Dorper, se ha convertido en la primera cabaña en Bolivia en realizar inseminación artificial y transferencia de embriones en ovinos, aspectos que la posicionan en la vanguardia del rubro.


 

 

En sus cinco años de trayectoria, esta cabaña, de propiedad de Ernesto Serrano y su esposa Valeria Fernández, ha incrementado de manera exponencial su producción de corderos. Nació con solamente 10 vientres y un macho, actualmente cuenta con 600 animales y apunta a alcanzar los 1.000 vientres.
Para alcanzar estos buenos resultados, Ernesto Serrano considera que ha sido indispensable acentuar la atención en el aspecto genético, ya que esto permite obtener y proveer reproductores capaces de producir ovinos con mejor ganancia de peso, mejor terminación y mejor adaptabilidad.
El año pasado, los propietarios de cabaña Oro negro tomaron la decisión de apostar por una mejor genética a través de técnicas como inseminación artificial y transferencia de embriones, para ello fue necesario contar con embriones importados desde Brasil y Sudáfrica. “Cada año hemos tratado de trazar objetivos e irnos superando tanto en la parte genética y en la parte productiva, en la parte de instalaciones también tenemos bastante inversiones; estamos promoviendo la crianza. Para mejorar la calidad de sus servicios, la Cabaña Oro Negro amplió sus instalaciones donde además de los espacios necesarios para dar la mejor atención a sus animales, ahora también cuenta con su propio laboratorio para realizar las inseminaciones artificiales y las transferencias de embrión, también cuenta con un nuevo galpón para realizar las montas controladas y separar los machos”, agregó el Ernesto Serrano, quien también se desempeña como presidente de la Asociación Cruceña de Productores de Razas Ovinas y Caprinas (ACPROC).
El mejoramiento genético en cabaña Oro Negro conlleva a que la producción de corderos sea un aspecto destacable. Ernesto Serrano explica que para ofertar corderos de cuatro meses al consumidor es necesario hacer ciertos cruzamientos, algo que forma parte del servicio de asesoramiento que brinda esta cabaña a sus clientes.

“Cada raza tiene su objetivo. La raza Santa Inés es una raza muy rústica con buena habilidad materna. Después tenemos la raza Dorper y la White Dorper que llegarían a ser rasas terminales, y esas razas las usamos sobre la Santa Inés para hacer un cruzamiento industrial y tener corderos de buen peso, con calidad de carne en menor tiempo. Estamos hablando de una carne tierna que es la que queremos ofrecer al consumidor: corderos de cuatro meses listos para comer”, explicó el propietario de esta cabaña ubicada en el kilómetro 65 de la carretera Santa Cruz – Camiri.
Además del aspecto genético, la nutrición es fundamental en la producción de ovinos. Serrano afirma que, por ejemplo, el estado nutricional de la oveja al preñarse incide en el hecho de alcanzar partos dobles o triples. Es que el buen desarrollo de los fetos depende de una adecuada alimentación de la oveja. A decir de Serrano, estos aspectos también forman parte del servicio de asesoramiento técnico de cabaña Oro Negro hacia sus clientes.
“A los que les interesa entrar en la crianza también los podemos asesorar, se pueden comunicar con nosotros, tenemos una página en Facebook donde nos pueden encontrar: Cabaña Oro Negro Santa Inés y Dorper”, agregó Ernesto Serrano a tiempo de mencionar que la ACPROC también cuenta con técnicos especializados en el asesoramiento que pueden visitar los campos y efectuar una guía al productor que esté interesado en incursionar en este rubro.

PRODUCCIÓN DE OVINOS NO REQUIERE DE CUANTIOSAS INVERSIONES
La producción y comercialización de ovinos es una actividad rentable que requiere de poca inversión en relación a otros rubros como la crianza de ganado bovino. Ernesto Serrano identifica beneficios como la posibilidad de manejar alrededor de 30 cabezas de ovinos por hectárea, la facilidad del manejo de estos animales debido a su docilidad y el retorno económico a corto plazo debido a que los ciclos son cortos. Serrano indica que es importante el manejo con cerca eléctrica, pastoreo rotacional y suplementación con sal mineral, lo cual permite -en el caso de cabaña Oro Negro- alcanzar una ganancia de peso de 150 gramos por día. Las ovejas tienen un ciclo de gestación de solamente cinco meses, mientras que los corderos están listos para ingresar al matadero a los 4 o 5 meses.
Otro elemento importante en la producción de ovinos de las razas Santa Inés y Dorper es la adaptación de estos animales al clima de Santa Cruz caracterizado por las altas temperaturas.
A decir de Ernesto Serrano, son razas comprobadas para Santa Cruz en lo que respecta a la producción de carne. La raza Santa Inés tiene origen brasileño y la raza Dorper, sudafricano, ambas se adaptan a las altas temperaturas y permiten al productor alcanzar mayor eficiencia en la producción de carne.

ACPROC PROMUEVE LA CRIANZA DE OVINOS
La Asociación Cruceña de Productores de Razas Ovinas y Caprinas (ACPROC) nació hace dos años con la finalidad de promover la crianza de ovinos y caprinos en el departamento de Santa Cruz. A la fecha cuenta con 30 socios y es presidida por Ernesto Serrano, un joven empresario que tiene el desafío de fortalecer la asociación, captar nuevos socios y aportar al desarrollo del rubro.