Cientos de productores de oleaginosas tendrán pronto en sus manos una nueva variedad de soya especial que podrá ser comercializada a la industria de lácteos. Entre tanto, los agricultores de trigo no se quedan atrás, pues contarán con una nueva opción en semilla, cuyo principal potencial es producir grano para industrializar harina tipo “0000” súper fina.Buscando garantizar la soberanía alimentaria del país, la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), pretende próximamente lanzar dos nuevas variedades de soya y trigo dirigidas a los productores, cada una de estas semillas tiene sus características especiales que las hacen únicas y benefician al agricultor, a la industria y al consumidor final.

Diego Baldelomar, coordinador de la Unidad de Investigación de Anapo, dio a conocer que hace ocho años atrás, iniciaron el trabajo de fitomejoramiento y cruzamientos de la variedad convencional denominada La Nativa, cuya cualidad es ser una soya libre de Lipoxigenasa, que la convierte en un alimento palatable y de consumo directo, con materiales resistentes al glifosato (Munasqa, Tornado, entre otras variedades), consiguiendo 20 nuevas líneas que están bajo prueba de validación y verificación en campo y de los cuales conseguirá un nuevo material para el productor de oleaginosa y la industria lechera.

“La factoría de lácteos se beneficiaría con el nuevo material, porque será una herramienta que aminorará los costos de producción para tener una óptima leche de soya, tomando en cuenta que actualmente la industria realiza el termotratado del grano oleaginoso para desactivar la Lipoxigenasa y eliminar el sabor anfijolado en el producto final”, destacó el investigador.

2006, Anapo

Mediante la Unidad de Investigación, conformó el Programa de Mejoramiento Genético en Trigo, con el objetivo de generar materiales resistentes a enfermedades.

La institución que aglutina a los productores de oleaginosas y trigo tiene convenios internacionales con entidades altamente reconocidas como; la Universidad de Kansas, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMIT) de Mexico y Biotrigo de Brasil. Además del valioso apoyo del Centro de Investigación Agrícola Tropical (CIAT)

En este marco, Baldelomar comentó que Anapo prevé lanzar pronto este nuevo material, tomando en cuenta que estas líneas han despertado la atención de la industria PIL, que ha designado a sus técnicos realizar seguimiento y validación de calidad, para luego proceder a firmar un convenio institucional.
“Los resultados de esta etapa, darán paso para proceder a realizar la inscripción del nuevo material ante el Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (Iniaf) y multiplicar la semilla, que posteriormente será cultivada por los productores soyeros y adquirida por la factoría”, dijo el experto.

Baldelomar rDIEGO-BALDELOMAR-copiaesaltó que el nuevo material además de ser resistente al glifosato, será libre de lipoxigenasa, producción de ciclo corto, porte mediano, hojas pequeñas, rendimiento promedio superior a 3 toneladas por hectárea, no tendrá problemas de fotoperiodo, moderada resistencia a enfermedades foliares, tendrá grano e hilo incoloro (volviéndola potencial para el uso en la gastronomía y confitería) y tendrá buena adaptación a las condiciones clínicas en las campañas de verano e invierno de ambas zonas productoras (Norte Integrado y zona este).
Por otra parte, el profesional también anticipó que esta gestión liberarán una nueva variedad de trigo resistente a la piricularia, enfermedad que en años anteriores afectó gran parte de la superficie cultivada de este cereal reduciendo notoriamente sus rendimientos y generando grandes pérdidas económicas que desincentivaron a los productores trigueros.

“El código experimental de esta variedad resistente a la piricularia es AN-TR 120 y es resistente a esta enfermedad gracias al segmento cromosomático 2NS, que le dota de esta fundamental característica. Además, es resistente a la roya y también soporta el desgrane”, enfatizó Baldelomar al momento de resaltar el apoyo de la Universidad Estatal de Kansas (EEUU), entidad que posibilitó que este material sea evaluado juntamente con otras variedades de los llanos mediante marcadores moleculares e inoculaciones artificiales.
El investigador explicó que la AN – TR 120, ante un ataque de piricularia puede llegar a tener un índice de infestación de entre 10 a 25 por ciento de sus espigas, es decir, que de cien espigas, solo 25 podrían ser infectadas con esta enfermedad, teniendo una alta resistencia.
“Esta nueva variedad de trigo fue probada en los municipios de Okinawa y San Pedro (zona norte), llegando a registrar indicadores satisfactorios”, indicó.

40.000 dólares Es la inversión anual que realizó Anapo para lograr obtener una nueva variedad de semilla que tenga alta productividad y sea resistente a ciertas enfermedades. Asimismo ponderó que el grano de esta variedad tiene un color amarillo brillante que le brinda la potencialidad para la producción de harina tipo “0000” súper fina y blanquecina que contiene poco gluten.
“La densidad de siembra es de 100 a 130 kilos por hectárea para llegar a obtener una uniformidad de espigazón para que la aplicación de agroquímicos sea uniforme en las plantas”, expresó el funcionario de Anapo al momento de señalar que el porte de las plantas de esta variedad son medianas con espigas compactas.
Finalmente aclaró que los rendimientos de este material precoz son muy interesantes toda vez que rondan entre los 2,8 a 3,5 toneladas por hectárea, siendo altamente recomendable para la siembra en las zonas trigueras de Santa Cruz (norte, este y expansión) siempre durante la época de invierno.