En una de las ciudades más pobladas del mundo, una empresa decidió que de los 215,000 pies cuadrados de su edificio de trabajo, 43,000 pies cuadrados fueran espacios para cultivar alimentos. Ubicado en el centro de Tokio la empresa de recursos humanos Pasona Group, cultivan 200 especies de frutas y verduras e incluso arroz que se cosechan y se sirven a los empleados.

La granja urbana no solo proporciona alimentos, sino que al mezclar el espacio de trabajo y el espacio agrícola, la compañía intenta proporcionar una calidad de vida más saludable para los empleados. Aquí el verde no es solo un escaparate: inmediatamente al entrar al edificio, camina sobre un arrozal de 1,000 pies cuadrados, continúa a través de un campo de okra y entra a la «habitación de invitados de tomate» cubierta de enredaderas o la «fábrica de verduras» lleno de cientos de cabezas de lechuga hidropónicas. En el segundo piso, los árboles frutales forman paredes divisorias entre los espacios de reunión, los brotes de fréjol se cultivan debajo de bancos y las hierbas crecen en estanterías a lo largo de las paredes.

Incluso el exterior del edificio está cubierto de plantas que ayudan a mantener el edificio fresco en verano y más cálido en invierno. Según los diseñadores de la granja, Kono Designs , «es la granja más grande y directo a su mesa de su tipo jamás realizada dentro de un edificio de oficinas en Japón».