El director del Instituto Nacional del Seguro Agrario (INSA), Erick Murillo, dio a conocer que la sexta campaña agrícola comenzó la primera semana de septiembre y ampliará su cobertura de nueve a diez cultivos, para protegerlos de los desastres naturales.

Según datos del INSA, en el año 2012 la cobertura del seguro comenzó con siete cultivos (avena, cebada, haba, maíz, papa, quinua y trigo) y para el 2014 se amplió a nueve, con la incorporación del frejol y alfalfa; la indemnización es de 1.000 bolivianos por hectárea perdida. Para el 2017 y 2018 la yuca es el décimo producto que se agrega a la lista de cultivos asegurados.

Cabe destacar que la producción de yuca es un alimento de primera necesidad en el oriente boliviano, donde se cultivan unas 30.000 hectáreas de ese producto. La institución prevé superar las 300.000 hectáreas aseguradas, en 140 municipios del país. Este año el INSA convocará a pequeños productores de 200 municipios del país para que aseguren sus cultivos contra la sequía, heladas, lluvias o granizadas, complementó.

Para transparentar el pago de indemnizaciones a productores que perdieron sus cultivos por los desastres naturales, el INSA creó una plataforma virtual.